El pulmón negro (neumoconiosis de los carboneros) es una enfermedad pulmonar causada por la acumulación de polvo de carbón en los pulmones.

Es consecuencia de la aspiración de polvo de carbón durante mucho tiempo. En el pulmón negro simple, el polvo de carbón se acumula alrededor de las pequeñas vías respiratorias (bronquiolos) de los pulmones. A pesar de que el polvo de carbón es relativamente inerte y no provoca demasiadas reacciones, se extiende por todo el pulmón y en una radiografía se observa en forma de pequeñas manchas. El polvo de carbón no obstruye las vías aéreas. Cada año, del uno al dos por ciento de las personas con pulmón negro simple desarrollan una forma más grave de la enfermedad, denominada fibrosis masiva progresiva, en la que se forman cicatrices en extensas áreas del pulmón (como mínimo de 1,5 centímetros de diámetro). La fibrosis masiva progresiva empeora incluso si la persona ya no está expuesta al polvo de carbón. El tejido pulmonar y los vasos sanguíneos de los pulmones pueden quedar destruidos por las cicatrices.




En el síndrome de Caplan (un trastorno poco frecuente que puede afectar a los mineros del carbón que padecen artritis reumatoide), se desarrollan rápidamente grandes nódulos redondos en el pulmón. Tales nódulos pueden formarse en los individuos que han sufrido una exposición significativa al polvo de carbón, incluso sin tener pulmón negro.

Síntomas y diagnóstico pulmón negro

Por lo general, el pulmón negro simple no produce síntomas. Sin embargo, la tos y el ahogo aparecen con facilidad en muchos de los afectados con fibrosis masiva progresiva, ya que también tienen enfisema (causado por fumar cigarrillos) o bronquitis (causada por los cigarrillos o la exposición tóxica a otros contaminantes industriales). Por otra parte, en la fase de mayor gravedad hay tos y, a veces, un ahogo incapacitante.

El médico establece el diagnóstico cuando advierte las manchas características en la radiografía de tórax de la persona que ha estado expuesta al polvo de carbón durante mucho tiempo, por lo general alguien que ha trabajado en minas bajo tierra por lo menos 10 años.

Prevención y tratamiento pulmón negro

Se puede prevenir el pulmón negro suprimiendo el polvo de carbón en el lugar de trabajo. Los trabajadores del carbón se hacen radiografías de tórax cada 4 o 5 años, de modo que la enfermedad se puede detectar en un estadio inicial. Cuando ésta se detecta, el trabajador debe trasladarse a una zona con concentraciones de polvo de carbón bajas para prevenir la fibrosis masiva progresiva.

La prevención es fundamental debido a que no hay cura para el pulmón negro. La persona que no puede respirar libremente puede beneficiarse de los tratamientos utilizados para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, como los fármacos que permiten mantener las vías aéreas abiertas y libres de secreciones.