Descripción de un eritema nudoso

El eritema nudoso es una enfermedad inflamatoria que produce hinchazones (nódulos) rojas muy dolorosas bajo la piel, generalmente sobre las espinillas pero, ocasionalmente, también sobre los brazos y en otras áreas.




Muy a menudo, el eritema nudoso no es una enfermedad aislada sino un signo de otro proceso o bien de la alergia a un fármaco. Los adultos jóvenes son más proclives a sufrir esta enfermedad, que puede repetirse durante meses o años. En los niños, el eritema nudoso casi siempre sigue al dolor de garganta, especialmente el causado por estreptococos. En los adultos, las causas más frecuentes son las infecciones estreptocócicas y la sarcoidosis. Otras causas incluyen lepra, coccidioidomicosis, histoplasmosis, tuberculosis, psitacosis, linfogranuloma venéreo y colitis ulcerosa. Esta enfermedad también puede ser una reacción a los fármacos (en especial sulfamidas, yoduros, bromuros y anticonceptivos orales).

Síntomas y diagnóstico

El eritema nudoso suele aparecer sobre las espinillas y se parece a una serie de contusiones elevadas que gradualmente cambian de un color rosado a un tono marrón azulado. Es frecuente que la persona tenga dolor en las articulaciones y fiebre; en ocasiones, los ganglios linfáticos del pecho aumentan de tamaño.

Los nódulos dolorosos suelen ser el signo clave para el médico. La biopsia de un nódulo (tomar una muestra y examinarla al microscopio) puede ayudar a establecer el diagnóstico. No existen pruebas de laboratorio específicas que identifiquen la causa subyacente.

Tratamiento

Los fármacos que puedan provocar eritema nudoso se suspenden y se trata cualquier infección subyacente. Si la enfermedad está producida por una infección estreptocócica, la persona puede que deba tomar antibióticos durante un año o más si es necesario.

El reposo en cama puede ayudar a aliviar el dolor que causan los nódulos. Si se descubre que la causa no es una infección o un fármaco, el médico puede recomendar la aspirina, que puede resultar muy eficaz. Los nódulos pueden ser tratados de forma individualizada, inyectándoles un corticosteroide; pero si son numerosos, a veces se prescriben comprimidos de corticosteroides.