¿Por qué me han prescrito una infiltración?

La infiltración se prescribe cuando los tratamientos antiinflamatorios y los analgésicos no son suficientemente eficaces para aliviar el dolor.

¿En qué consiste la infiltración?

La infiltración tiene como objetivo inyectar un fármaco a base de cortisona directamente en la articulación dolorida. Se puede tratar de una articulación, un tendón o un nervio dolorido.
Este tratamiento resulta más eficaz que cuando se administra el fármaco por vía oral. Actúa sobre el dolor y la inflamación de la articulación en tan solo unas horas y su efecto se prolonga durante varios meses.




¿Hace falta prepararse para la infiltración?

Una infiltración es un procedimiento bastante sencillo. No es necesario prepararse de ninguna forma concreta.
De todas formas, si se siente algo nervioso, es bueno que lo indique. Por la mañana y previo a la inyección, un tratamiento preventivo le podrá ayudar a relajarse y facilitar la aplicación de la infiltración.

¿Dónde y cómo se aplica una infiltración?

Por lo general, la infiltración se realiza en el consultorio médico durante la consulta.
Según el lugar de la infiltración, estará en posición sentada (hombro) o tumbada (rodilla).
Algunas infiltraciones (caderas o vértebras) se pueden realizar mediante control radiológico.
Tras desinfectar el área local, el producto se inyecta en la articulación con una aguja.
Una vez retirada la aguja, se le aplicará un apósito que conservará durante varias horas.

¿Resulta dolorosa?

Este procedimiento médico habitual es prácticamente indoloro. La sensación es comparable a la de una extracción de sangre. Es posible que vuelva a sentir dolor tras la inyección del producto. En raras ocasiones es preciso aplicar anestesia local. Si siente malestar o una sensación desagradable, indíqueselo inmediatamente a su médico.

Al pinchar la articulación, ¿la infiltración puede dañar el cartílago?

No, al realizar la infiltración, la punta de la aguja penetra en el interior de la cavidad donde se encuentra la articulación. En ningún caso podrá dañar el cartílago ni ninguna otra estructura.

¿Qué productos se inyectan?

En general, el producto inyectado es un antiinflamatorio a base de cortisona que trata a la vez el dolor y la inflamación.
En ese caso, el producto inyectado se presenta en forma de pequeños cristales, que presentan la ventaja de una lenta disolución y un efecto más duradero.
En las horas siguientes a la infiltración, se puede producir una irritación local. Estos problemas desaparecen por sí solos tras unas horas.
También se pueden inyectar otros fármacos que permiten lubricar la articulación.

¿Qué riesgos implica una infiltración?

En contadas ocasiones se producen efectos secundarios de poca importancia. Sin embargo, antes de una infiltración, comente a su médico  cualquier enfermedad  o síntoma que pudiera padecer, especialmente:




Si es diabético.
Si sigue un tratamiento para la hipertensión o para una enfermedad cardiovascular.
Si sigue un tratamiento anticoagulante o fluidificante de la sangre.
Si actualmente tiene alguna enfermedad infecciosa o si ha tenido recientemente fiebre o alguna infección cutánea.
Si es alérgico a algo o sufre alguna indisposición o malestar.
Si tiene o ha tenido úlcera estomacal o duodenal.
Si está embarazada o podría estarlo.
Si debe vacunarse.
Estas situaciones pueden dar lugar a que su médico aplace la infiltración, adopte precauciones especiales o incluso le someta a observación médica.
Después de la infiltración, es posible que se produzcan efectos no deseados que desaparecerán en algunas horas o días (dolor en el lugar de la inyección, enrojecimiento facial o sensación de calor, dolores de cabeza).
En caso de que se produzcan molestias o dolores varias horas después de la infiltración, comuníqueselo al médico que realizó este procedimiento.

Después de una infiltración, ¿qué precauciones debo tomar para la articulación?

La infiltración puede mitigar muy rápidamente el dolor a nivel de articulación, tendón o nervio.
Sin embargo, es mejor cuidarse en las veinticuatro horas siguientes para dejar que el producto actúe y que la mejora sea duradera.

¿Cuántas infiltraciones se pueden aplicar?

Por lo general, se recomienda no realizar más de tres infiltraciones al año y por articulación.
En cada infiltración, es importante que anote en un registro de control o en su historial médico la fecha, el producto inyectado y la eficacia de la infiltración.
Es importante que proporcione este documento en cada nueva infiltración.

Si se realiza correctamente, una infiltración no debe doler más que una extracción de sangre. Actúa eficazmente en la articulación dolorida en tan solo unas horas y su efecto se prolonga durante varios meses.