Descripción de la enfermedad y fenómeno de Raynaud

La enfermedad y fenómeno de Raynaud son afecciones en las que las arterias de pequeño calibre (arteriolas), generalmente de los dedos de las manos y de los pies, sufren un espasmo y, en consecuencia, la piel se vuelve pálida o con manchas rojas y posteriormente azules.

Se utiliza el término enfermedad de Raynaud cuando no hay una causa subyacente y el término fenómeno de Raynaud cuando se conoce una causa. A veces, la causa subyacente no puede ser diagnosticada al principio, pero, por lo general, se hace evidente antes de dos años. Del 60 al 90 por ciento de los casos de enfermedad de Raynaud se producen en mujeres jóvenes.




Causas de La enfermedad y fenómeno de Raynaud

Las posibles causas del fenómeno de Raynaud son el escleroderma, la artritis reumatoide, la aterosclerosis, los trastornos nerviosos, el hipotiroidismo, las heridas y reacciones a ciertos fármacos, como la ergotamina y la metisergida. Algunas personas con el fenómeno de Raynaud también tienen migrañas, angina variante y aumento de la presión de la sangre en los pulmones (hipertensión pulmonar). Estas asociaciones sugieren que la causa de los espasmos arteriales puede ser la misma en todos estos trastornos. Cualquier factor que estimule el sistema nervioso simpático, como la emoción o la exposición al frío, puede causar espasmos arteriales.

Síntomas y diagnóstico de La enfermedad y fenómeno de Raynaud

El espasmo de las pequeñas arterias en los dedos de las manos y de los pies se produce rápidamente y muy a menudo se desencadena por la exposición al frío. La duración puede oscilar entre minutos y horas. Los dedos de las manos y de los pies se vuelven pálidos, generalmente en forma de manchas. Pueden verse afectados uno o varios dedos, o partes de uno o más dedos, cambiando a un color rojo y blanco con manchas. Cuando el episodio termina, las zonas afectadas pueden ser más rosadas de lo normal o azuladas. Los dedos de la mano o del pie no duelen, pero son frecuentes el entumecimiento y una sensación de hormigueo y ardor. El calentamiento de las manos o de los pies restablece el color y la sensación normales. Sin embargo, cuando las personas tienen un fenómeno de Raynaud de mucho tiempo de evolución (especialmente aquellas con esclerodermia), la piel de los dedos de las manos o de los pies puede sufrir cambios permanentes (adquiere un aspecto liso, brillante y terso). Así mismo, pueden observarse pequeñas llagas dolorosas sobre las yemas de los dedos de las manos o de los pies.

Para poder distinguir entre obstrucción arterial y espasmo arterial se realizan pruebas de laboratorio antes y después de la exposición al frío.

Tratamiento de La enfermedad y fenómeno de Raynaud

El control de la enfermedad de Raynaud leve requiere la protección del torso, los brazos y las piernas contra el frío y tomar sedantes suaves. Los fumadores deben abandonar este hábito, porque la nicotina estrecha los vasos sanguíneos. En un número reducido de personas, las técnicas de relajación pueden reducir los espasmos. La enfermedad de Raynaud se trata con prazosina o nifedipina. Otros fármacos, como la fenoxibenzamina, la metildopa o la pentoxifilina, son útiles en algunas ocasiones. En caso de incapacidad progresiva y cuando los otros tratamientos son ineficaces, se pueden cortar los nervios simpáticos (del sistema nervioso simpático) para calmar los síntomas, pero el alivio puede durar sólo uno o dos años. Esta operación, denominada simpatectomía, es más efectiva para las personas con la enfermedad de Raynaud que para aquellas con el fenómeno de Raynaud.

Para el fenómeno de Raynaud se debe tratar el trastorno subyacente. La administración de fenoxibenzamina puede ser de ayuda. Los fármacos vasoconstrictores (como los betabloqueadores, la clonidina y los preparados con ergotamina) agravan el fenómeno de Raynaud.