Descripción de la Estenosis de la válvula mitral

La estenosis de la válvula mitral es un estrechamiento de la abertura de la válvula mitral que aumenta la resistencia al flujo de la corriente sanguínea desde la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo.




La estenosis mitral es casi siempre el resultado de la fiebre reumática. En los países que cuentan con servicios sanitarios y asistenciales con capacidad para mantener las medidas preventivas adecuadas, la estenosis mitral es rara actualmente, a excepción de personas de edad avanzada que sufrieron fiebre reumática durante la niñez. En países con una estructura sanitaria insuficiente, la fiebre reumática es frecuente y provoca estenosis en adultos, jóvenes y algunas veces en niños. Cuando la fiebre reumática es la causa de la estenosis de la válvula mitral, las delgadas láminas (valvas) que componen la válvula se fusionan de forma parcial.

La estenosis mitral también puede ser congénita. Los niños que nacen con este trastorno rara vez viven más de 2 años, a menos que se practique una intervención quirúrgica. Un mixoma (un tumor benigno que aparece en la aurícula izquierda) o un coágulo pueden obstruir la corriente sanguínea en la válvula mitral y producir efectos similares a la estenosis.

Síntomas y diagnóstico de la Estenosis de la válvula mitral

Si la estenosis es grave, el aumento de presión en la aurícula izquierda y en las venas de los pulmones provoca insuficiencia cardíaca y, por consiguiente, se acumula líquido en los pulmones (edema pulmonar). Si una mujer con estenosis grave de la válvula mitral queda embarazada, la insuficiencia cardíaca se desarrolla con rapidez. Por otro lado, la insuficiencia cardíaca se asocia a la fatiga y a una dificultad para respirar. Al principio, la falta de respiración se produce sólo durante la actividad física, pero progresivamente los síntomas ocurren incluso durante el reposo. En algunos casos, la respiración adecuada sólo se consigue cuando el paciente está sentado o medio recostado sobre un par de almohadas. Un tono morado en las mejillas sugiere que una persona padece una estenosis de la válvula mitral. La hipertensión en las venas pulmonares puede hacer que éstas o los capilares se rompan y se produzca una hemorragia en los pulmones, ya sea poco importante o masiva. Por último, el aumento de tamaño de la aurícula izquierda puede causar una fibrilación auricular (un latido rápido e irregular).

Con el fonendoscopio se puede escuchar un soplo característico cuando la sangre pasa desde la aurícula izquierda a través de la válvula estrechada. A diferencia de una válvula normal, que se abre silenciosamente, esta válvula produce un sonido similar a un chasquido cada vez que se abre para permitir el flujo de sangre de la aurícula al ventrículo izquierdo. El diagnóstico se confirma con un electrocardiograma, una radiografía de tórax que muestra una aurícula ensanchada o con un ecocardiograma (una técnica de obtención de imágenes mediante ultrasonidos). Algunas veces es necesario un cateterismo cardíaco para determinar la extensión y características de la obstrucción.

Prevención y tratamiento de la Estenosis de la válvula mitral

La estenosis mitral sólo se puede prevenir evitando la aparición de la fiebre reumática, una enfermedad infantil que en ocasiones se manifiesta después de una infección estreptocócica no tratada de la garganta.

La administración de fármacos como los betabloqueadores, la digoxina y el verapamilo retardan el ritmo del corazón y controlan la fibrilación auricular. Si aparece insuficiencia cardíaca, la digoxina también fortalece los latidos. Los diuréticos reducen la presión de la sangre en los pulmones al disminuir el volumen de sangre en circulación.

Si el tratamiento farmacológico no reduce los síntomas, es necesario reparar o reemplazar la válvula. Se puede dilatar la abertura de la válvula mediante un procedimiento denominado valvuloplastia. En este procedimiento, se introduce por vía intravenosa un catéter con un globo en la punta dentro del corazón. Una vez situado en la válvula, el globo se infla y se separan los bordes de la misma en el lugar donde se habían fusionado. Las valvas también se pueden separar mediante una operación; si la válvula está demasiado lesionada, puede reemplazarse quirúrgicamente por una válvula mecánica u otra de origen porcino.

En caso de estenosis de la válvula mitral, se administran antibióticos a título preventivo antes de cualquier procedimiento dental o quirúrgico, para reducir el riesgo de una infección de la válvula.