Descripción de la hemoptisis

La hemoptisis es una expectoración de sangre proveniente del tracto respiratorio.

El esputo teñido de sangre es más bien corriente y no siempre es grave. Alrededor del 50 por ciento de los casos se debe a infecciones como la bronquitis aguda o crónica. No obstante, una hemoptisis abundante requiere un diagnóstico rápido por parte del médico.

Los tumores causan alrededor del 20 por ciento de las hemoptisis (sobre todo el cáncer del pulmón). Los médicos realizan controles para detectar cáncer del pulmón en todo fumador mayor de 40 años que presenta hemoptisis, incluso cuando el esputo está sólo teñido de sangre. Un infarto pulmonar (muerte de una parte del tejido pulmonar debido a la obstrucción de la arteria que lo alimenta) puede también causar hemoptisis. La obstrucción de una arteria pulmonar, denominada embolia pulmonar, puede aparecer cuando un coágulo de sangre circula por el flujo sanguíneo y se aloja en dicha arteria.




La hemorragia puede ser importante si, de forma accidental, se lesiona un vaso pulmonar con un catéter. Dicho catéter puede haber sido introducido dentro de la arteria o en la vena pulmonar para medir la presión en el corazón y en los vasos sanguíneos que entran y salen de los pulmones. El incremento en la presión de la sangre en las venas pulmonares, como puede suceder en la insuficiencia cardíaca, es también una causa de hemoptisis.

Diagnóstico de la hemoptisis

La hemoptisis puede tener una evolución potencialmente mortal, sobre todo cuando es intensa o recurrente, por lo que se debe encontrar la causa y detener la hemorragia. La broncoscopia (un examen que utiliza un tubo de observación que se introduce en los bronquios) puede identificar la zona de la hemorragia. Otra exploración en la que se utiliza un indicador radiactivo (gammagrafía de perfusión) puede poner de manifiesto una embolia pulmonar. En un número de pacientes que oscila entre el 30 y el 40 por ciento de los casos, no se puede determinar la causa, aun utilizando numerosas exploraciones; sin embargo, sí es posible establecer la causa de una hemoptisis intensa.

La hemoptisis leve puede no requerir tratamiento, o sólo el uso de antibióticos para tratar una infección. La hemorragia puede producir coágulos que obstruyen las vías respiratorias y causar ulteriores problemas de respiración; por consiguiente, la tos es un mecanismo eficaz para despejar las vías aéreas y no se debería suprimir con medicamentos antitusígenos. La inhalación de vapor o los vahos fríos producidos con un vaporizador o un humidificador pueden ayudar a expulsar un coágulo. También puede ser necesaria una fisioterapia respiratoria. Cuando un coágulo grande obstruye un bronquio principal, se puede extraer utilizando un broncoscopio.

Por lo general, la hemorragia de los vasos sanguíneos más pequeños se detiene espontáneamente. Por el contrario, la hemorragia de un vaso principal suele requerir tratamiento. El médico puede tratar de detener la hemorragia mediante un procedimiento llamado embolización de la arteria bronquial. Utilizando los rayos X como guía, el médico introduce un catéter dentro del vaso y luego inyecta una sustancia química que ocluye el punto sangrante. La hemorragia causada por una infección o una insuficiencia cardíaca por lo general desaparece cuando el tratamiento del trastorno subyacente da buenos resultados. A veces se puede necesitar una broncoscopia o una intervención quirúrgica para detener la hemorragia, o incluso puede ser necesario extirpar quirúrgicamente la porción enferma del pulmón. Estos procedimientos de alto riesgo se utilizan solamente como último recurso. Si existen alteraciones en la coagulación que contribuyan a la hemorragia, puede ser necesaria una transfusión de plasma, de factores de coagulación o de plaquetas.

Cianosis de la hemoptisis

La cianosis es una coloración azulada de la piel causada por una oxigenación insuficiente de la sangre.

La cianosis se produce cuando la sangre desprovista de oxígeno, que es más azulada que roja, circula por los vasos de la piel. Habitualmente, la cianosis que está restringida a los dedos de las manos y de los pies, se produce porque la sangre fluye muy lentamente a través de los miembros. Puede aparecer cuando los latidos del corazón se debilitan o bien cuando se está expuesto al frío. La cianosis que afecta a todo el cuerpo puede ser consecuencia de varios tipos de enfermedades pulmonares graves y de ciertas malformaciones cardíacas y vasculares, que desvían la sangre desde el lado venoso hacia el lado arterial de la circulación general.




Un análisis de los gases en la sangre arterial puede determinar la cantidad de oxígeno en la sangre. Para determinar la causa de la disminución de oxígeno en la sangre y la cianosis subsecuente, pueden ser necesarias radiografías y exploraciones del flujo sanguíneo y de la función cardíaca y pulmonar. La administración de oxígeno suele ser el tratamiento de primera instancia.