La hinchazón puede eliminarse con reposo en cama manteniendo las piernas elevadas o con el uso de vendajes compresivos. Estas vendas deben ser colocadas por un médico o personal de enfermería experimentado y deben mantenerse puestas durante varios días. Durante este tiempo, es importante caminar. Si la hinchazón no desaparece por completo, el vendaje debe colocarse de nuevo.

Las venas nunca se restablecen después de una trombosis de una vena profunda y la cirugía para corregir este problema todavía es experimental. Una vez que se quitan los vendajes compresivos, se usan calcetines elásticos todos los días para evitar la recurrencia de la hinchazón. Los calcetines no deben llegar por encima de la rodilla, ya que la hinchazón por encima de ella es un problema de poca importancia y no provoca complicaciones. Los calcetines elásticos semejantes a los leotardos o los pantys fuertes, por lo general, no son necesarios.