Descripción de la Necrosis cortical

La necrosis cortical renal es una rara forma de muerte del tejido renal que afecta a una parte o a la totalidad de la zona más externa de los riñones (corteza), pero no a la interna (médula).




La necrosis cortical es el resultado de una obstrucción de las pequeñas arterias que van a la corteza renal, causada por muchas circunstancias.

La necrosis cortical puede producirse a cualquier edad. Alrededor del 10 por ciento de los casos se produce en la primera infancia y en la niñez. Más de la mitad de los recién nacidos con esta afección tiene partos complicados por el desprendimiento brusco de la placenta (abruptio placentae); la segunda causa más frecuente es una infección bacteriana en la circulación sanguínea (sepsis bacteriana). En los niños, la necrosis cortical puede aparecer tras una infección, una deshidratación, shock o el síndrome hemolítico-urémico. En los adultos, la sepsis bacteriana causa una tercio de todos los casos de necrosis cortical. Aproximadamente el 50 por ciento de los casos informados se produce en las mujeres que tienen complicaciones durante el embarazo, como puede ser el desprendimiento brusco de la placenta, la posición anómala de la placenta (placenta previa), una hemorragia uterina, infecciones inmediatamente posteriores al parto (sepsis puerperal), la obstrucción de una arteria (embolia) por líquido amniótico, la muerte del feto dentro del útero y la preeclampsia (hipertensión arterial con presencia de proteínas en la orina o retención de líquido durante el embarazo).

Otras causas incluyen rechazo de un riñón trasplantado, quemaduras, inflamación del páncreas (pancreatitis), lesiones, mordedura de víbora e intoxicaciones (por ejemplo, por fósforo o arsénico).

Síntomas de la Necrosis cortical

La necrosis cortical renal puede asemejarse a otros tipos de insuficiencia renal. Sin embargo, los médicos sospechan necrosis cortical cuando la producción de la orina disminuye brusca y radicalmente sin que haya evidencia de una obstrucción en los uréteres o en la vejiga y que además se encuentre sangre en la orina de un paciente con una enfermedad que puede provocar necrosis cortical. Con frecuencia hay fiebre. Es frecuente hallar una ligera hipertensión arterial o incluso una hipotensión.




La poca cantidad de orina producida contiene proteínas y muchos glóbulos rojos, junto con glóbulos blancos y cilindros (aglomeraciones de glóbulos rojos y blancos junto con otros residuos). Las concentraciones de algunas enzimas, que pueden medirse en una muestra de sangre, son anormalmente elevadas en los primeros estadios de la enfermedad.