La tuberculosis es una infección provocada por el bacilo tuberculoso o bacilo de Koch.

¿Cómo puedo haber cogido la tuberculosis?

Por las vías respiratorias al inspirar el aire expirado por personas que padecen tuberculosis y esputan, tosen o estornudan.

¿A qué órganos afecta la tuberculosis?

Lo más frecuente es que la infección se desarrolle en los pulmones. Pero hay muchos otros órganos que se pueden ver afectados, como los ganglios linfáticos, el cerebro, los huesos o el hígado.

Asimismo, puede afectar a otros órganos si no se administra el tratamiento correctamente al principio de la enfermedad.

¿La tuberculosis se cura?

Sí, los tratamientos son muy eficaces, pero es necesario que tome la medicación todos los días y durante el tiempo prescrito. El tratamiento dura al menos 6 meses.




Es necesario que acuda a su consultorio y que se le practiquen pruebas regularmente (extracción de sangre, radiografía de tórax).

Si padece un caso de tuberculosis muy contagiosa, se le hospitalizará durante los primeros días del tratamiento.

¿Cómo se administra el tratamiento?

Es preciso respetar la toma diaria de la medicación.

Tome los medicamentos cuando se levante.

Espere una hora antes de tomar el desayuno.

Siga normalmente el resto de las comidas.

Es preciso evitar el consumo de alcohol durante el tratamiento.

Si es mujer, indique a su ginecólogo que está tomando un tratamiento antituberculoso. Se le prescribirá un anticonceptivo adaptado a su situación, ya que la píldora pierde su eficacia cuando se toman estos medicamentos.

Uno de los medicamentos provoca una coloración naranja en las lágrimas y la orina. Esta coloración no implica ningún peligro.

¿Cómo puedo proteger a las personas de mi entorno?

Es aconsejable que toda la familia se visite por un médico, ya que la tuberculosis es contagiosa.

Vele por las personas de su entorno:

  • lleve una máscara,
  • cúbrase la boca si tose,
  • no escupa,
  • airee su habitación varias veces al día.

La tuberculosis no se transmite por la vajilla ni los cubiertos, ni tampoco por la ropa o el contacto a través de las manos.

Tome escrupulosamente su medicación y no interrumpa el tratamiento.