La neuropatía periférica (lesión de un nervio periférico) es un síndrome caracterizado por una disfunción de los nervios periféricos.

La neuropatía periférica suele producir alteraciones como pérdida de la sensibilidad, debilidad y atrofia musculares o alteración del funcionamiento de los órganos internos. Los síntomas pueden aparecer aislados o en combinación de algunos de ellos. Por ejemplo, los músculos que dependen de un nervio lesionado pueden presentar debilidad y atrofia. Puede producirse hormigueo, hinchazón y rubor en distintas partes del cuerpo. Los efectos pueden ser consecuencia de la afectación de un único nervio (mo-noneuropatía), de 2 o más nervios (mononeuropatía múltiple) o de muchos nervios simultáneamente por todo el cuerpo (polineuropatía).