Descripción de un eritema polimorfo

El eritema polimorfo es una enfermedad caracterizada por la presencia en la piel de lesiones rojizas y sobreelevadas que suelen tener el aspecto de dianas y, por lo general, están distribuidas simétricamente por todo el cuerpo.




Probablemente la causa de más de la mitad de los casos es el herpes simple. Esta infección vírica puede resultar evidente antes de que aparezca el eritema polimorfo. En el resto de los casos, las causas posibles incluyen prácticamente todos los fármacos (generalmente, las penicilinas, las sulfamidas y los barbitúricos), así como otras enfermedades infecciosas (por ejemplo, infección por virus coxsackie o por virus ECHO, neumonía por micoplasma, psitacosis e histoplasmosis). En raras ocasiones, algunas vacunas provocan eritema polimorfo. Los médicos no conocen el mecanismo por el que el herpes simple y ciertos fármacos producen esta enfermedad, pero se sospecha que la causa sea una reacción alérgica.

Síntomas de eritema polimorfo

Por lo general, el eritema polimorfo aparece de improviso, con manchas enrojecidas y vesículas que se forman más frecuentemente en las palmas de las manos o en las plantas de los pies, así como en la cara. Las ampollas localizadas en los labios y en la mucosa bucal pueden sangrar. El eritema polimorfo produce marcas planas, circulares y rojizas distribuidas por igual a ambos lados del cuerpo; estas zonas pueden convertirse en anillos concéntricos oscuros con centros gris-púrpura (lesiones en diana o en iris). Las zonas enrojecidas en ocasiones producen picor. Una persona con eritema polimorfo puede presentar úlceras frías (o haberlas tenido anteriormente), sentirse cansada y tener dolor en las articulaciones, además de fiebre. Los brotes de eritema polimorfo pueden durar de 2 a 4 semanas y pueden recurrir en el otoño y la primavera durante varios años.

El síndrome de Stevens-Johnson (en el cual las ampollas aparecen en la cara interna de la boca, de la garganta, del ano, de la región genital y de los ojos) es una forma muy grave de eritema polimorfo. En el resto de la piel pueden aparecer zonas rojizas. Las lesiones en la mucosa de la boca crean dificultades al comer e incluso cerrar la boca puede resultar doloroso, por lo que en ocasiones la persona babea. Los ojos pueden doler intensamente, inflamarse y llenarse tanto de pus, que quedan herméticamente cerrados. La córnea puede presentar cicatrices. El orificio por el que sale la orina también puede resultar afectado y en consecuencia orinar resulta difícil y doloroso.

Tratamiento de eritema polimorfo

El eritema polimorfo suele curar por sí solo, pero el síndrome de Stevens-Johnson puede resultar mortal. Los médicos deben intentar tratar todas las posibles causas de infecciones o eliminar cualquier fármaco sospechoso. Cuando se cree que la causa del eritema polimorfo es el herpes simple, suele administrarse aciclovir oral.

Las ampollas o úlceras de la piel se cubren con compresas de agua corriente. Es posible usar corticosteroides orales en los casos graves, persistentes o recurrentes, pero su uso es muy discutido.

A la menor señal de infección, se prescriben antibióticos. Cuando el eritema polimorfo impide comer o beber, la alimentación y los líquidos deben administrarse por vía intravenosa.