¿Qué es una ecografía?

Se trata de un método de diagnóstico médico por imágenes que utiliza ultrasonidos. Estos se emiten a través de una sonda y atraviesan el pecho.
Según la densidad de los elementos que encuentran a su paso, los ultrasonidos producen un eco que rebota hacia la sonda. La sonda transmite estos ecos a un ordenador que los analiza e interpreta en forma de imágenes.
De esta forma, la ecografía permite visualizar zonas donde la densidad es diferente del tejido normal (bultos, ganglios, anomalías que se ponen de manifiesto durante la mamografía o a la palpación).




¿Cómo me preparo en casa para esta prueba?

Esta prueba no requiere preparación previa. No es necesario estar en ayunas. Si todavía menstrúa, puede realizarse en cualquier día del ciclo.
Debe traer consigo su volante médico, los resultados de las pruebas de mama (como mamografías, RMN, ecografías), incluso las más antiguas.

¿Es dolorosa esta prueba?

Esta prueba es totalmente indolora.
No comporta ningún efecto adverso y puede repetirse sin riesgo alguno.
Podrá marcharse por sus propios medios y reanudar sus actividades habituales.

¿Cómo se desarrolla esta prueba?

La realiza un médico especialista. La prueba comienza con la palpación de las mamas, seguida de una ecografía.
El médico aplica un gel en la superficie de las mamas y en la sonda para facilitar el paso de los ultrasonidos. A continuación, desplaza la sonda para examinar cada mama, y después la zona bajo las axilas.

¿Esta prueba conlleva riesgos?

La ecografía mamaria es una prueba totalmente indolora.
Los ultrasonidos empleados no comportan ningún riesgo. Y tampoco hay contraindicaciones ni efectos secundarios.

¿Cuánto tiempo dura?

Entre 5 y 20 minutos aproximadamente.

¿Dónde debo realizar esta prueba?

Por elección propia o tras el consejo de su médico, se desarrolla en una sala de radiología del servicio de radiología o de estudio de imágenes mamarias de un hospital o de una clínica. No tiene por qué ser el consultorio donde se realizó su mamografía.

¿Y los resultados?

Las imágenes son visibles directamente en la pantalla. Generalmente, el radiólogo puede entregarle el resultado de la prueba inmediatamente. En algunos casos, puede pedir pruebas adicionales (muestras, RMN…) para realizar un diagnóstico definitivo.

La ecografía es una prueba dinámica (movimientos de la sonda) que en realidad sólo puede ser interpretada por el médico que la realiza. No es extraño que algunas imágenes ecográficas no correspondan realmente a lesiones reales. Debe ser analizada en función del conjunto de los datos de otras pruebas.
Conserve sus resultados, clasifíquelos y no olvide llevarlos a su próxima consulta.