La tomografía computarizada (TC) es una técnica radiográfica que utiliza una computadora para crear imágenes de planos o cortes transversales del corazón, para identificar posibles trastornos cardiovasculares.

Este estudio se lleva a cabo a través de un tomógrafo computarizado, un aparato grande, parecido a un tubo largo y angosto, que en su interior tiene una máquina de rayos X. Por medio del  tomógrafo computarizado se obtienen varias imágenes radiográficas de secciones delgadas del corazón, posteriormente, una computadora las reúne para producir una imagen mucho mas detallada del órgano cardíaco.




El procedimiento

Para la realización de esta prueba en algunos casos el médico le pedirá usar un medio de contraste, que es un líquido que será inyectado en la corriente sanguínea para poder obtener una imagen más clara del corazón.

Posteriormente, el médico le solicitará se desvista y se ponga una bata para poder acostarse sobre la camilla que se introducirá lentamente por la apertura central del tomógrafo, donde le indicarán se mantenga inmóvil y contenga brevemente la respiración mientras se obtienen las imágenes. Después del estudio, podrá reanudar sus actividades normales.

Aunque la tomografía computarizada es un estudio inofensivo y la exposición a radiación es mínima, las mujeres embarazadas no deben realizarse este estudio.

Tipos de tomografías

  • Tomografía ultrarrápida o por haz de electrones: Es un tipo más rápido de tomografía que toma una radiografía del corazón en aproximadamente una décima de segundo. A través de este tipo de tomografía se obtienen las imágenes tan rápidamente que se evitan las imágenes borrosas ocasionadas por el latir del corazón, un problema que tiene la tomografía convencional. Generalmente, este tipo de estudio también identifica acumulación de calcio en las arterias del corazón, indicador que se asocia con la presencia de enfermedad arterial coronaria.
  • Tomografía multidetectora: Los tomógrafos multidetectores pueden tomar múltiples radiografías del corazón al mismo tiempo. Además, pueden obtener imágenes de todo el corazón durante una sola retención de la respiración de alrededor de 10 segundos. Este tipo de tomógrafo se emplea habitualmente para medir la cantidad de calcio en las arterias coronarias, pero también pueden tomar imágenes de las arterias coronarias que son comparables a las que se toman durante un procedimiento de cateterización cardíaca. En el caso de muchos pacientes, este estudio es suficiente para detectar la presencia de enfermedad arterial coronaria sin necesidad de realizar un procedimiento de quirúrgico de cateterismo cardíaco.