Un nivel bajo de azúcar en la sangre puede ocurrir mientras hace ejercicio, o tal vez inmediatamente al terminar de practicarlo, e incluso hasta un día después. Puede producir temblores, debilidad, dolor de cabeza, sudoración excesiva, confusión, irritabilidad, hambre o cansancio. Si el nivel de azúcar en la sangre baja demasiado, podría desmayarse o sufrir convulsiones.




Para evitar este riesgo, hay que tomar medidas para prepararse para un nivel bajo de azúcar en la sangre mientras realiza ejercicio.

Antes de hacer ejercicio

  • Si se salta una comida, tenga cuidado ese día cuando haga ejercicio. Mídase el nivel de azúcar en la sangre y si es menor de 100 mg/dl, coma una pequeña merienda.
  • Si usa insulina, pregunte al médico si debe cambiar la dosis antes de hacer ejercicio.

Mientras hace ejercicio

  • Tenga puesta su identificación médica u otra identificación.
  • Siempre tenga a mano alimentos o tabletas de glucosa. De ese modo puede tratar un nivel bajo de azúcar en la sangre en cualquier momento.
  • Mídase el nivel de azúcar en la sangre regularmente durante sesiones de ejercicio que duren más de una hora. Tal vez necesite comer una merienda antes de terminar.

Después de hacer ejercicio

  • Mídase el nivel de azúcar en la sangre para ver si el ejercicio tuvo algún efecto.