Tener una baja visión significa que la vista no se puede corregir a pesar de usar anteojos, lentes de contacto, medicamentos, o después de una cirugía, y principalmente es ocasionado por enfermedades como glaucoma, degeneración macular, retinopatía diabética y cataratas .




Esta situación dificulta las tareas cotidianas, como leer, hacer las compras, cocinar, ver televisión, escribir, reconocer los rostros de familiares y amigos, etcétera. Sin embargo, puede aprender a usar su visión lo mejor que sea posible, para que le permita continuar con sus tareas diarias y disfrutar de la vida.

  • Use instrumentos especiales para la visión, como lentes telescópicos, lentes prismáticos y lentes monoculares. El especialista le podrá decir cuáles son más apropiados para usted.
  • Estas son otras cosas que le pueden ayudar en la vida diaria:
    • Libros y revistas con letras grandes.
    • Cheques especiales.
    • Relojes y teléfonos con números grandes.
    • Aguja especial para coser.
    • Cinta especial para marcar aparatos en la cocina o en el trabajo.
    • Relojes que dicen la hora.
    • Aparatos que ayudan a medir líquidos.
    • Lupas para leer.
    • Letra grande en la computadora y software con voz.
    • Sistema de ampliación de texto.
    • Bastón para caminar por la calle .

Para que estos aparatos sirvan, es importante aprender a usarlos de forma correcta. Pregunte sobre programas de rehabilitación para vivir su vida plenamente.

También existen programas de rehabilitación para personas con baja visión, donde profesionales de la salud ayudan a los pacientes a manejarse mejor en todas sus actividades cotidianas.