Descripción de los divertículos esofágicos

Los divertículos esofágicos (bolsas esofágicas) son protuberancias anormales del esófago que en algunas ocasiones pueden provocar dificultad para la deglución.

Hay tres tipos de divertículos esofágicos: bolsa faríngea o divertículo de Zenker, bolsa del tercio medio del esófago o divertículo de tracción y bolsa epifrénica. Cada uno tiene un origen diferente, pero probablemente todos ellos estén relacionados con trastornos en la coordinación de la deglución y de la relajación muscular, como puede suceder en la acalasia y en el espasmo esofágico difuso.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de  Los divertículos esofágicos

Si el divertículo es grande, puede llenarse de alimentos y, más tarde, cuando la persona se inclina hacia delante o se acuesta, pueden ser regurgitados. Esto puede provocar que durante el sueño se aspire comida hacia los pulmones, ocasionando una neumonía por aspiración. En raras ocasiones, el divertículo puede crecer aún más y provocar dificultades para la deglución.

Para diagnosticar un divertículo se utiliza la videorradiografía o la cinerradiografía (un aparato de rayos X que reproduce imágenes en movimiento mientras la persona traga el bario).

Generalmente, no se necesita tratamiento, aunque si está afectada la deglución o existe la posibilidad de que se produzca una aspiración hacia los pulmones, se puede extirpar el divertículo mediante cirugía.