Descripción de los exoftalmos

El exoftalmos es la protrusión anormal de uno o ambos ojos

No todas las personas con ojos protuberantes necesariamente padecen de exoftalmos. Algunas simplemente tienen ojos saltones, con más parte blanca a la vista de lo normal. El grado de protrusión puede medirse en el consultorio de un especialista (oftalmólogo) con una regla común o con un instrumento llamado exoftalmómetro. Otras pruebas diagnósticas pueden incluir una tomografía computadorizada (TC) y pruebas de funcionamiento del tiroides.




Muchas son las enfermedades que pueden causar exoftalmos. En algunas clases de enfermedad del tiroides, especialmente la enfermedad de Graves, los tejidos de la cavidad del ojo se hinchan, y ciertos depósitos de material inusual empujan el globo ocular hacia adelante. El exoftalmos puede aparecer de improviso a partir de una hemorragia detrás del ojo o por una inflamación en la cavidad del mismo. Determinados tumores, sean o no cancerosos, pueden desarrollarse en la cavidad del ojo y empujarlo de atrás hacia adelante. El crecimiento inusual de un tejido (seudotumor) puede producir exoftalmos en 2 o 3 semanas. La trombosis del seno cavernoso produce un estancamiento de la sangre de las venas que salen del ojo. Ciertas conexiones anormales de las arterias y las venas (malformaciones arteriovenosas) por detrás del ojo pueden provocar exoftalmos pulsátil, en el que el ojo protruye hacia adelante y late al ritmo del corazón.

Tratamiento de los exoftalmos

El tratamiento depende de la causa. Si el problema es una anomalía entre las arterias y las venas, puede ser necesario recurrir a la cirugía. Si se está produciendo un exceso de hormona tiroidea (hipertiroidismo), la hinchazón puede remitir cuando se controla el hipertiroidismo. Ocasionalmente, sin embargo, el exoftalmos persiste aun cuando la enfermedad del tiroides ha sido controlada. Si el nervio óptico está siendo comprimido, se recurre a los corticosteroides orales, la radioterapia local o la cirugía para aliviar la presión. Si los párpados no cubren correctamente el globo ocular, la cirugía reparadora de los mismos puede ayudar a proteger la córnea de la sequedad y las infecciones. Los corticosteroides pueden contribuir a tratar los seudotumores y la hinchazón. Si ciertos tumores amenazan la integridad del ojo empujándolo hacia adelante, es posible que deban ser extirpados.