Descripción de los mixomas

Un mixoma es un tumor no canceroso, en general de forma irregular y de consistencia gelatinosa.

La mitad de todos los tumores primarios son mixomas. Tres cuartas partes de los mixomas se encuentran en la aurícula izquierda, la cavidad del corazón que recibe sangre con alto contenido de oxígeno de los pulmones.

En general, los mixomas en la aurícula izquierda tienen como un tallo (son pedunculados) y pueden moverse libremente, debido al flujo de la sangre, igual que un “globo” atado. Al moverse, lo hacen hacia uno y otro lado en las proximidades de la válvula mitral (que es el paso de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo). Este movimiento puede obstruir y destapar la válvula intermitentemente, de tal manera que la sangre detiene su paso y lo continúa también de forma intermitente. Cuando el paciente está en bipedestación, se pueden producir desvanecimientos o episodios de congestión pulmonar y disnea, ya que la fuerza de la gravedad empuja el tumor hacia la abertura de la válvula y puede llegar a taparla; por el contrario, al recostarse se produce un alivio de los síntomas.

El tumor puede lesionar la válvula mitral de tal manera que la sangre se escape por ella y produzca un soplo en el corazón que se ausculta con un fonendoscopio. A partir del sonido del soplo, el médico debe considerar si es el efecto de una fuga de sangre por las lesiones causadas por un tumor (lo cual es muy raro) o bien se trata de una causa más frecuente, como una enfermedad reumática del corazón.

Cuando se desprenden fragmentos de un mixoma o coágulos de sangre que se forman en su superficie, éstos pueden trasladarse hasta otros órganos y bloquear los vasos. Los síntomas dependen de cuál es el vaso bloqueado. Por ejemplo, una arteria bloqueada en el cerebro puede producir un ataque de parálisis, mientras que si el bloqueo es en el pulmón, causará dolor y tos con sangre. Otros síntomas de los mixomas son fiebre, pérdida de peso, dedos de las manos y de los pies fríos y dolorosos al exponerlos al frío (fenómeno de Raynaud), anemia, bajo recuento de plaquetas (porque éstas intervienen en el proceso de la coagulación) y síntomas que sugieren una infección grave.