El término riesgo cardiometabólico hace referencia a la probabilidad de que una persona sufra problemas del corazón o arterias por presentar un grupo de factores de riesgo que incluyen obesidad, colesterol LDL elevado, aumento de triglicéridos, colesterol HDL bajo, presión arterial elevada y resistencia a la insulina.

Cada uno de estos factores es peligroso por sí solo, pero cuando se combinan en una persona, aumenta importantemente el riesgo de presentar un problema cardiaco o una enfermedad vascular cerebral.




Es la combinación de los factores de riesgo lo que determina si una persona está en mayor riesgo cardiometabólico. Sin embargo, si tiene uno de ellos, es posible que tenga los demás.

Obesidad desencadenante

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca, derrame cerebral y diabetes tipo 2, principalmente porque el peso afecta la manera en que la insulina actúa en el cuerpo.

La insulina, una hormona producida por el páncreas, ayuda a controlar los niveles de azúcar y grasa (colesterol y triglicéridos) en la sangre. El aumento de peso puede hacer que la insulina sea menos eficaz de manera que el cuerpo no responde tan bien como debe.

Cuando el cuerpo es resistente (o menos susceptible) a la insulina, se acumula más azúcar en la sangre, condición que puede conducir a la diabetes, así como a tener presión sanguínea alta.

Sin embargo, la resistencia a la insulina también puede ocurrir en personas que no son obesas, incrementando el riesgo cardiometabólico de igual manera que en aquellos con obesidad.

Evite problemas cardiacos

Para evitar llegar a padecer una enfermedad cardiometabólica, el tratamiento debe enfocarse en mantenerse en los niveles recomendados de presión arterial, colesterol LDL, colesterol HDL, triglicéridos, control de peso y de glucosa en sangre.

Una de las mejores cosas que puede hacer para reducir su riesgo cardiovascular es adoptar un estilo de vida saludable. Por ejemplo, evite el exceso de peso, haga ejercicio, mantenga una dieta saludable, deje de fumar y beba alcohol con moderación.

Pero si un paciente tiene otros problemas médicos, tales como diabetes o enfermedad cardiaca, el médico puede recomendarle terapia con medicamentos para elevar su colesterol bueno y/o bajar su colesterol malo, triglicéridos, presión sanguínea y azúcar en la sangre.

Si tiene exceso de peso u obesidad y cree que puede tener uno o más de los factores de riesgo descritos anteriormente, hable con su médico para prescribirle los medicamentos que puedan controlan sus factores de riesgo cardiometabólico y prevenir el riesgo de enfermedad cardiaca y derrame cerebral