Epistaxis es el nombre que se da a las hemorragias que se originan en la nariz. A las fosas nasales llega mucha sangre y eso facilita que pequeñas inflamaciones o golpes provoquen una hemorragia.

Es muy frecuente en niños entre 2 y 10 años, incluso cuando están dormidos. En la mayoría de los casos el sangrado comienza en la parte anterior de la nariz y cede en pocos minutos. Esta forma de sangrado no es grave y suele ser fácil de detener en casa.

Las pueden facilitar el meter los dedos en la nariz, acciones para sacar la mucosidad, los ambientes secos (calefacción o aire acondicionado), también un catarro o resfriado, las alergias (rinitis), un golpe o la introducción de objetos.

En personas mayores, el uso de algunos medicamentos o la presión arterial alta puede favorecer la hemorragia.




¿Qué puede hacer con el sangrado de nariz?

  • Mantenga la calma. Especialmente si es una hemorragia en un niño.
  • Siéntese en una silla con el cuerpo y la cabeza alineados un poco inclinados hacia delante para que la sangre salga por la nariz. No eche la cabeza hacia atrás, facilita que se trague la sangre y esto puede provocar náuseas y vómitos.
  • Suénese la nariz para limpiarla de coágulos.
  • Apriete suavemente toda la parte blanda de la nariz con los dedos índice y pulgar, como una pinza, de tal manera que se cierren las fosas nasales, durante 5 minutos. Respire por la boca.
  • Pasados los 5 minutos abra los dedos y compruebe que ha parado de sangrar. En caso contrario, repita la misma actuación. Con esta medida la mayoría de las hemorragias nasales ceden.
  • La aplicación de hielo o compresas frías por encima de los huesos de la nariz puede ayudar a controlar la hemorragia nasal.
  • No debe rascarse ni sonarse la nariz, ni realice ejercicio físico durante 24-48 horas.
  • Humidifique el ambiente, sobre todo en el dormitorio.
  • Aplíquese vaselina en las fosas nasales dos veces al día, para mantenerlas húmedas.
  • Mantenga las uñas de sus niños cortas para evitar que se metan los dedos en la nariz para sacarse la mucosidad.
  • Evite la toma de medicamentos que favorecen el sangrado (aspirina y derivados).
  • Deje de fumar. El tabaco irrita y seca la nariz.

¿Cuándo consultar a su médico de familia?

  • Si el sangrado dura más de 15-20 minutos, a pesar de comprimir las fosas nasales.
  • Si la sangre cae de forma continua hacia la garganta.
  • Si sangra de la nariz muy a menudo.
  • Si el sangrado fue por un golpe.