El síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico (HHNS por sus siglas en inglés) es una enfermedad grave que se observa con mayor frecuencia en personas mayores, principalmente aquellas con diabetes tipo 2, y habitualmente lo provoca algún otro problema, como una enfermedad o una infección.




Este síndrome puede tardar días o hasta semanas en manifestarse, por ello es importante conocer las señales de aviso:

  • Nivel de azúcar en la sangre por encima de 600 mg/dl
  • Boca seca
  • Sed extrema (aunque este síntoma puede desaparecer gradualmente)
  • Piel caliente, seca que no transpira
  • Fiebre alta (por ej., por encima de 101º F/ 38º C)
  • Somnolencia o confusión
  • Pérdida de la visión
  • Alucinaciones (oír o ver cosas que no están en el lugar)
  • Debilidad en un lado del cuerpo
  • Si tiene cualquiera de esos síntomas, comuníquese con su médico.

Para evitar un episodio del síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico, se aconseja realizar un control periódico de su nivel de azúcar en la sangre. Hable con su médico sobre cada cuándo medirse la glucosa y cuál es su nivel óptimo de glucosa en sangre