La pérdida de peso inexplicable, fiebre, dolor y cansancio, son síntomas generales que llegan a padecer algunos pacientes con cáncer, pero también son propios de otras enfermedades. Por ello, es importante conocer algunos síntomas específicos que podrían acercarnos más a la posibilidad de confirmar la presencia de algún tipo de tumor canceroso.

Cambio en los hábitos de evacuación o en la función de la vejiga: El estreñimiento crónico, la diarrea o un cambio en el tamaño de las heces (excremento) pueden indicar la posibilidad de cáncer de colon. Por otro lado, el dolor al orinar, sangre en la orina o cambios en la función de la vejiga (como orinar con mayor o menor frecuencia) pudieran estar relacionados con cánceres de la próstata o de la vejiga.

Llagas que no cicatrizan: El cáncer de piel puede sangrar y semejarse a llagas que no cicatrizan. En tanto que una llaga en la boca que no cura pudiera deberse a un cáncer oral, el cual ocurre especialmente en personas que fuman, mastican tabaco o consumen alcohol. Las llagas en pene o vagina pudieran ser señales de cáncer en etapa inicial.




Sangrado o secreción inusual: Un sangrado inusual puede ocurrir en caso de cáncer ya sea en sus etapas iniciales o avanzadas. La presencia de sangre en la flema pudiera ser señal de cáncer de pulmón, en tanto que si hay presencia de cáncer en excremento pudiera ser señal de cáncer de colon o de recto. El cáncer del cuello uterino o del endometrio puede causar sangrado vaginal. Asimismo, la sangre en la orina es una posibilidad de cáncer de la vejiga o riñón. Una secreción con sangre que salga del pezón puede ser una señal de cáncer del seno.

Endurecimiento o una masa en el cuerpo : Muchos cánceres pueden ser palpados a través de la piel, particularmente en el seno, testículos, ganglios linfáticos (glándulas) y en los tejidos blandos del cuerpo. Una masa o endurecimiento del área puede ser una señal temprana o tardía de cáncer. Debe informarle a su médico sobre cualquier masa o endurecimiento, especialmente si usted acaba de descubrirlo o notar que ha crecido en tamaño.

Cambios en una verruga o lunar: Un cambio en el color, forma, definición de los bordes o tamaño de una verruga o lunar deben ser reportados a su médico inmediatamente, ya que puede tratarse de cáncer de piel.

Tos persistente o ronquera: La tos persistente pueda ser una señal de cáncer de pulmón,  mientras que la ronquera puede indicar la presencia de cáncer de tiroides o de la laringe.

Éstos son algunos de los principales síntomas específicos que se manifiestan con algunos tipos de cáncer, pero hay muchos otros que son menos frecuentes, por lo tanto, si nota cualquier cambio importante en la forma en como su cuerpo responde o se siente, especialmente si perdura por gran tiempo o empeora, debe informarlo a su médico. Si se trata de cáncer, estará dándose la mejor probabilidad de tratarlo de forma temprana, cuando el tratamiento es más propenso a ser efectivo.